La estimulación del estrés oxidativo como nueva terapia antitumoral.

spheroid-analysis

El estrés oxidativo está causado por radicales libres de oxígeno y otros productos del metabolismo celular que se acumulan en las células.  En células normales, baja concentración de estos compuestos requiere de la activación de una vía de señalización para su eliminación. Por otro lado, en las células tumorales, las cuales poseen un metabolismo acelerado, necesitan  una alta concentración de especies reactivas de oxígeno para mantener esta alta tasa de proliferación.

El control de la regulación de especies reactivas de oxigeno tiene un alta importancia en el tratamiento del cáncer debido a que la radio y quimioterapia influye de manera directa en la modulación del estrés oxidativo del tumor.

Se ha descrito como las especies reactivas de oxigeno pueden ser utilizados como marcadores ya que son capaces de predecir la respuesta clínica a terapias pro-oxidantes, y podrían tener un papel clave en la identificación de tratamientos antitumorales personalizados.

Interesantemente, recientemente se ha publicado como los fármacos que estimulan el estrés oxidativo eliminan selectivamente a las células tumorales de las formas más agresivas de cáncer de musculo y de otros tejidos blandos, con unos resultados especialmente interesantes en el tratamiento de rabdomiosarcoma.

El rabdomiosarcoma es el sarcoma de partes blandas más frecuente en la infancia, con una incidencia del 65%. Actualmente, los tratamientos establecidos curan el 75% de los pacientes con este tumor sin metástasis. El pronóstico es peor en pacientes con metástasis y recurrencia. Un análisis detallado del genoma de los tumores de rabdomiosarcoma sugiere que el estrés oxidativo de las células neoplásicas puede ser el responsable de la recurrencia de los mismos.

Los resultados de este estudio sugieren como alterar la habilidad de las células tumorales para tratar el estrés o incrementar el estrés oxidativo es suficiente para empujar a estas células a la muerte celular. Este descubrimiento abre una nueva oportunidad terapéutica a perseguir basadas en los fármacos que estimulen el estrés oxidativo tumoral.