Necesidad de nuevos tratamientos en cáncer de páncreas

PRinc_rm_photo_of_pancreatic_cancer_cell
El cáncer de páncreas es de los tumores malignos más mortal en los países desarrollados. Aunque las tasas de supervivencia para los pacientes con otros tumores malignos gastrointestinales han aumentado constantemente durante los últimos 30 años desgraciadamente los resultados de pacientes con cáncer de páncreas no han cambiado de manera significativa.
Aunque la cirugía sigue siendo el único tratamiento para el cáncer de páncreas, las estrategias terapéuticas basadas en la resección inicial no han mejorado sustancialmente la supervivencia de los pacientes con enfermedad resecable en los últimos 25 años; de hecho, en la actualidad, más de 80% de los pacientes sufren una recaída de la enfermedad después de la resección.

La evidencia preclínica que el cáncer de páncreas es una enfermedad sistémica sugiere un posible beneficio para la administración temprana de la terapia sistémica en estos pacientes. En la enfermedad localmente avanzada, están cada vez más en tela de juicio el papel de la quimioterapia. Nuevos biomarcadores son claramente necesarios para identificar subgrupos de pacientes que puedan beneficiarse de la quimiorradioterapia. En la enfermedad metastásica, FOLFIRINOX (ácido folínico, 5-fluorouracilo, irinotecán y oxaliplatino) y nab-paclitaxel y gemcitabina han dado sólo mejoras modestas en la supervivencia. De este modo, los nuevos tratamientos se necesitan con urgencia para los pacientes con cáncer de páncreas.